Comensales rescatados sin que se den cuenta

Lo peor que puede pasar en cualquier tipo de negocio, sobre todo en un restaurante, es que el cliente pueda estar ubicado en una situación de pánico… Más que nada porque seguramente no vuelva. El otro día tuvimos un problema, pero fuimos capaces de manejar bien nuestras cartas para evitar que la situación se volviese inestable: llamamos a un cerrajero Madrid 24 horas de la página web www.tecnicosmadrid24h.com y, debido a que se presentaron en nuestra ubicación en un tiempo de entre 20 y de 30 minutos, nadie se enteró de que algo iba mal.

Sin embargo, para que esta historia tenga sentido, vale la pena que empecemos desde el principio:

En cuanto todos los comensales de uno de nuestros restaurantes más famosos hubieron sido atendidos, se produjo un pequeño problema con la puerta principal. Básicamente el pomo cayó al suelo y no había forma de poder salir. Si los clientes se hubieran enterado, muy probablemente hubiera cundido el caos y no sabríamos cómo podía haber acabado la situación.

Sin embargo, como estaban tan a gusto comiendo, nosotros decidimos que íbamos a actuar a sus espaldas y lo que hicimos fue llamar a un servicio de cerrajería (el de la página web que hemos comentado anteriormente), con el objetivo de que ellos pudieran traer a un técnico cuanto antes para poder solucionar el problema de la puerta.

En el momento en el que el primer cliente quería salir de allí, se dio cuenta de que la puerta estaba abierta y que el problema había desaparecido.